Frente a la ideologia Tecnologia

En esta sección encontrarás información orientativa básica para víctimas, padres y profesores. Esperamos que le sea de utilidad.

Consejos a una víctima de acoso escolar:

Estimada víctima. Sabemos que el acoso escolar es una situación terrible y que genera gran tristeza y dolor a las víctimas.

Si has llegado hasta esta página es posible que hayas probado ya distintas estrategias para defenderte y pasar desapercibido. Defenderse del acoso puede resultar complicado. A menudo, a más intenta una víctima esconderse más la buscan sus acosadores. Muchas víctimas terminan tirando la toalla desesperanzadas viendo que hay poco que ellas puedan hacer.

Si eres una víctima, No te rindas. Hay formas de acabar con el acoso.

 Guía Breve de Consejos

                      A LAS VÍCTIMAS:

- Informa a tus profesores y a tus padres cada vez que se produzca una conducta de acoso escolar.

- Comienza a anotar diariamente en un documento todas las conductas de maltrato que hayas recibido.

- Pide a tus padres que comuniquen tu situación al colegio POR ESCRITO.

- Si las conductas ocurren cuando los profesores no están acostúmbrate a llevar todos los días al colegio una grabadora encendida debajo de la camiseta.

                        A LOS PADRES:

- Informe al colegio POR ESCRITO (burofax, copia sellada por registro, email...) de las conductas que de acoso escolar que se hayan producido.

- En colaboración con su hijo anote en un documento cada nueva conducta.

- Siga informando al colegio con frecuencia al menos quincenal mientras se sigan produciendo conductas de acoso.

- Solicite como medida la implantación de un Protocolo Validado contra el acoso escolar.

- Si el colegio niega la situación facilite una grabadora a su hijo donde quede registrado cualquier incidente ocurrido.

- Solicite a un especialista una evaluación del acoso escolar y presente el informe en el centro.

- En los casos en que el centro escolar no protege a la víctima pese a las anteriores medidas es aconsejable denunciar la situación en informar a las administraciones convenientes.


                        A LOS PROFESORES Y CENTROS:

- Adopten un Protocolo (oficial y validado) contra el Acoso Escolar.

- Informe en cada aula a comienzos de cada curso de que no se tolerarán conductas de violencias y acoso escolar.
- Aporte un listado de conductas no admitidas.

- Adopte un régimen de sanciones contra las conductas de acoso. Las sanciones deben ser acordes a la gravedad de la situación y a la frecuencia con que se hayan dado.

- Instruya a los profesores para que sancionen o amonesten las situaciones leves de violencia ocurridas durante las clases. Esto transmite un mensaje de TOLERANCIA CERO de las conductas de acoso al alumnado.

- Nunca dejen pasar una conducta de acoso por sutil que sea, porque estarán dando un consentimiento informal para que esa conducta se repita.

- Evalue trimestralmente los niveles de violencia psicológica y física del centro con pruebas debidamente validads. La evaluación desincentiva la violencia.

- Protejan a las víctimas y sancionen las conductas de acoso.

- Cuando detecten conductas de acoso u hostigamiento recurrentes hacia un alumno pongan en marcha un Protocolo contra el Acoso Escolar debidamente validado y acreditado.

- EVITEN MEDIDAS IMPROVISADAS NO RECOMENDADAS POR PROTOCOLOS OFICIALES (Eviten la "mediación", los careos entre víctimas y agresores, no esperen que los agresores confiesen abiertamente, eviten los castigos colectivos, ...).


Estimada víctima.

A continuación te damos algunos de los consejos que desde nuestra experiencia han resultado efectivos para acabar con las situaciones de acoso escolar.

1 - Debes tener muy claras lo siguiete:

  • El acoso escolar siempre es injusto.
  • Tienes toda la razón del mundo cuando piensas que lo que te hacen está mal.
  • Tienes todo el derecho del mundo a exigir que los profesores te protejan.
  • Tienes todo el derecho del mundo a exigir que los alumnos dejen de maltratarte.
  • Tienes todo el derecho del mundo a defenderte. (Pero intenta evitar ponerte al nivel de tus acosadores. No permitas que te hagan violento).
  • Los profesores deberían castigar y amonestar a los niños que acosan, y si no lo hacen, entonces están actuando mal.
  • Tienes derecho a contarselo a tus padres, a tus profesores o a otros chicos. Quienes deberían avergonzarse són los niños que acosan.

2 - Romper el silencio:

Si no lo has hecho aun, cuéntaselo a tus padres. Sólo si se lo cuentas podrán ayudarte, comprenderte y protegerte. 

A veces los niños y niñas con acoso no quieren contar en casa lo que les pasa. Esto puede ocurrir por vergúenza, o por miedo. Como víctima puede que tengas miedo a que tus padres hablen con los profesores y el problema empeore. Quizás temas que te llamen chivato en el colegio, o puede que incluso te hayan amenazado con hacer algo malo si lo cuentas.

En ambos casos, para que el acoso acabe tendrás que romper el silencio. Recuerda que si te lo guardas en secreto para ti, estarás haciendo justo lo que los acosadores quieren, pues no habrá nadie que pueda ayudarte.

Cuando en el colegio te hagan algo que esté mal, acude a tus profesores. Puede que tus acosadores te llamen chivato, pero si no lo haces también te insultarán o molestarán de otras formas. Si te van a insultar igualmente, es mejor que al menos no se salgan con la suya.

Acude tantas veces a tus profesores como sea necesario.

Si tus profesores no hacen nada, pide a tus padres que acudan a informar por escrito al centro escolar.

3 - ENFRENTARSE A LOS ACOSADORES!!!

Este es un punto muy importante. Sabemos que hacer frente es complicado porque muchas véces las víctimas tienen miedo a equivocarse. Es común tener miedo a terminar empeorando las cosas. Además no hay una única forma de hacer frente a los acosadores, pero es imprescindible que lo hagas.

Si no exiges que pare el maltrato es difícil que deje de producirse.

Tendrás que usar tus propios conocimientos sobre tu situación personal para buscar aquellas formas de defenderte con que te sientas más cómodo.

Para defenderte no es necesario que hagas grandes cosas. Pero siempre será necesario que dejes claro que no estás deacuerdo con lo que están haciendo.

Es muy importante que les digas a los demás (y también a ti mismo) que lo que te hacen está mal, que no te gusta; que no estás contento con ese trato y que piensas defenderte, y si para ello es necesario avisaras a tus profesores, a tus padres o a sus padres.

A más veces te repitas esas palabras a ti mismo, más seguro estarás de que eso es cierto y se te hará más fácil decirlas con seguridad y contundencia. Si dices las cosas con seguridad en ti mismo aumentarás mucho las probabilidades de que te hagan caso y de que tus acosadores dejen de molestarte.

Para encontrarte mejor en una situación tan difícil como el acoso escolar será importante que cuentes con el apoyo y la ayuda de personas cercanas y que te quieran. Es muy bueno que expreses lo que sientes y lo que piensas porque si sacas tu malestar y tu enfado en forma de palabras, dejarás de notarlo en forma de otras molestias como: dolores de tripa, nervios, tristeza, etc.. para ello cuéntaselo a tus amigos, tus hermanos o tus padres, o escribelo.

4 - En el colegio:

Ve al colegio sin miedo y se tu mismo. No es necesario que cambies nada en ti ni en tu forma de ser. Di aquello que te apetezca decir en clase, intenta pasártelo todo lo bien que puedas y juega en los recreos a lo que más te guste.

No te preocupes si a veces estás casi solo. En esta vida es mejor estar solo, que estar con gente que nos trata mal. Seguro que muy pronto descubriás que hay compañeros con los que te puedes juntar y que te tratan bien.

Intenta evitar situaciones innecesarias de conflicto. Para ello quedate en zonas en que haya niños y profesores que puedan verte. Juntate con aquellos que te tratan bien, aunque sean menos populares que otros chicos.

Si se acercan los niños que se meten contigo mantente tranquilo y no te asustes. Si te dicen algo no les hagas caso. Te lo dicen para molestarte. Si te molestan diles que no estás de acuerdo con lo que hacen y quejate a los profesores siempre que sea necesario. A los profesores les pagan para enseñarte y protegerte. Es su trabajo.

Es muy importante mantenerse tranquilo. Los niños que acosan suelen esperar a esos momentos en que ven que otros niños están especialmente asustados o nerviosos. Saben que si estás muy asustados probablemente no serás capáz de defenderte de forma acertada.

Descubrirás que sólo hace falta un poco de valentía, para conseguir decirles a otros chicos aquello que consideres adecuado:

  • ¡Eso que haces está mal!
  • ¡Devuélveme mis cosas!
  • ¡Pienso chivarme de ti cada vez te acerques a molestarme!

Es imprescindible que tu creas en ti mismo. Recuerda que eres inocente, que tienes derecho a defenderte y que dentro de ti está todo lo que necesitas para acabar con tu situación de acoso.

Recuerda: Busca ayuda por  parte de padres, profesores y compañeros. A tu alrededor hay gente que puede ayudarte.

Consejos para padres:

En la sección de preguntas frecuentes podrá encontrar algunos inidcadores que pueden ayudarle a detectar posibles situaciones de acoso.

1 - Escuche a su hijo o hija.

Su hijo necesita saber que alguien en el mundo le cree y le apoya. El acoso no es una situación fácil y genera gran sufrimiento a las víctimas. Su apoyo será de gran ayuda.

Desafortunadamente son muchos los padres que caen en la tentación de negar el problema de acoso escolar de sus hijos o que optan por trivializar su importancia. Sin embargo, el mirar a otro lado ante las señales que deberían alertarnos puede derivar en graves consecuencias para la salud de nuestros hijos y la relación que tenemos con ellos.

Aquellos niños que no se sienten escuchados y creidos por sus padres en materias de acoso pueden terminar ocultando el problema, un problema que a la larga puede generar daños severos sobre la autoestima del niño, así como cuadros de somatizaciones, estrés postraumático, depresión, y en casos más graves conductas autolítica.

Cuando sus hijos les cuenten que viven una situación de maltrato o desprecio en el colegio presten atención a lo que exponen. A continuación les prevenimos para que puedan evitar algunos errores frecuentes. 

  • No pongan en duda el relato de su hijo.
  • No intenten restarle importancia al relato diciéndo que son cosas de niños.
  • No le diga que intente hacerse amigo de sus acosadores.
  • No le pidan que cambie su forma de ser, o que "trate de integrarse". Seguramente su hijo ya habrá intentado "integrarse" y eso no habrá sido posible.
  • No le obligue a asistir a actividades extraescolares como cumpleaños o excursiones si no desea ir.
Si descubre que su hijo sufre acoso escolar informe a los profesores del centro. Hay veces que los centros no saben como reaccionar ante estas situaciones. Nuestro consejo es que informe al centro por escrito de manera que quede constancia de que han tenido conocimiento de los hechos ocurridos.

El  centro debe ser garante de la seguridad de los menores que se encuentran en el centro. En casos extremos en que el problema persiste y el centro no toma medidas efectivas puede llegar a ser necesarias medidas como dejar de llevar al niño a clase, cambiar de colegio y/o interponer una demanda contra el centro.

El acoso escolar mina poco a poco la resistencia psicológica de las víctimas. Con el tiempo puede dar lugar a síntomas depresivos, trastorno de estrés postraumático, molestias somáticas, disminución de la autoestima y otros problemas. El daño psicológico puede afectar de manera significativa sobre el nivel de rendimiento escolar. En ocasiones los problemas académicos son reflejo de situaciones de victimización en el colegio.

En ocasiones puede ser encesaria atención especializada para tratar la sintomatología producida por el acoso escolar. Si usted ha notado cambios preocupantes en en su hijo o hija (disminución del rendimiento escolar, miedo a ir al colegio, estado de ánimo depresivo...)a raíz de una situación de acoso escolar consulte con un especialista.

Consejos para profesores y orientadores:

Controlar los niveles de acoso y violencia escolar puede ser a veces complicado, especialmente cuando por falta de medidas preventivas se hayan podido agravar y cronificar situaciones ya existentes.

Es necesario tomar medidas preventivas para evitar el surgimiento de casos de acoso. Para una eficaz prevención del acoso escolar es imprescindible evaluar periodicamente los niveles de acoso escolar con herramientas específicas, debidamente elaboradas, validadas y baremadas. En la actualidad existen diversas herramientas de medición del acoso escolar que permiten evaluar la situación de cada alumno dentro de un centro.

Medir el acoso escolar regularmente tiene una doble finalidad. En primer lugar permite detectar los casos ya existentes para tomar las medidas necesarias de protección de la víctima y sanción de las conductas de maltrato. En segundo lugar, medir tiene efectos disuasores, ya que aquellos niños que frecuentemente actuan de manera violenta reciben el claro mensaje de que sus conductas no son bien vistas por el centro y que por tanto serán sancionadas.

Al contrario de lo que a veces se cree atajar las situaciones de acoso, está al alcance de profesores y orientadores. No obstante es necesaria una firme voluntad para ceñirse a una política de tolerancia cero de la violencia.

Debe primar el derecho de la víctima a ser protegida y los centros educativos tienen la obligación de garantizar ese derecho. La forma de garantizar la protección de la víctima consiste en estar abiertos a detectar y descubrir las conductas  de acoso y violencia escolar.

Deberemos escuchar las quejas de los alumnos. No debemos sorprendernos si las versiones de las distintas partes difieren. No es de esperar que los acosadores confiesen sus fechorías. Tampoco a debemos permitir que se nos confunda con justificaciones de las conductas de violencia. La violencia nunca está justificada.

Deberán detectarse por tanto conductas específicas de acoso y violencia escolar y deberán sancionarse esas conductas. Las sanciones transmiten el claro mensaje de que la violencia tiene un precio, lo que desincentivará el uso de esas conductas por parte de ese alumno o de otros.

La reincidencia en conductas de acoso escolar deberá ir seguida de la reincidencia de las sanciones, con el debido incremento de la magnitud de la sanción. Las primeras sanciones serán por tanto de caracter más moderado para ir creciendo en relevancia. Habrá que tomar medidas importantes como avisar a padres de víctimas y agresores de los hechos ocurridos y de las medidas de sanción y protección tomadas. La medida final sería la expulsión permanente del alumno agresor. Esta puede parecer una medida drástica pero en muchos casos será la única forma efectiva de garantizar la integridad de la víctima.

Es imprescindible proteger a la víctima y sancionar las conductas de acoso. Por el contrario, negar al problema o mirar a otro lado puede tener efectos difíciles de remediar.

Los principales motivos por los que hay que evitar mirar a otro lado son los siguientes:

  • El acoso puede generar graves daños psicológicos a las víctimamas que a veces llegan hasta el suicidio del niño acosado.
  • Los agresores aprenden que la violencia no tiene consecuencias y aprenden a comportarse violentamente más tarde en su vida adulta. Distintos estudios han demostrado que un número importante de los acosadores cuya conducta no ha sido sancionada ni redirigida terminan convirtiéndose en adultos violentos y criminales (Olweus, 2011; Temcheff, Serbin, 2008).
  • Cuando no se toman medidas aumenta el numero de alumnos que participan de conductas violentas.
  • Cuando no se toman medidas aumenta la probabilidad de que el centro tenga que responder a demandas judiciales, indemnizando económicamente a las víctimas.